close
Cultura · 22 febrero 2023

Los corrales de vecinos de Triana

Un destino obligatorio si estás en Sevilla

La ciudad de Sevilla es un codiciado destino turístico gracias a su rico patrimonio, cultura, gastronomía e historia. Solo aquellos que han tenido la oportunidad de visitarla son conscientes de ello. Y es que la belleza de la capital andaluza reside en cada rincón. Desde el Teatro Flamenco Sevilla te adentramos en uno de ellos: los corrales de vecinos de Triana

 

Origen del corral de vecinos andaluz

 

Los patios o corrales de vecinos de Andalucía tienen su origen en los adarves árabes, unos callejones ciegos con una sola entrada. Aunque más bien del curralaz mozárabe, un coral sobre el que se abrían las puertas de las viviendas. Los primeros corrales de vecinos que se construyeron tuvieron lugar en el siglo XIV como respuesta económica y cultural a una epidémica falta de viviendas en las ciudades y pueblos andaluces, siendo su máximo apogeo en el XVI en Sevilla. 

El modelo arquitectónico de los primeros corrales de vecinos se han conservado hasta la fecha, convirtiéndose en un símbolo cultural que refleja la vida y el urbanismo no solo de Sevilla, sino de toda la provincia de Andalucía. Aunque realmente estos corrales en sus inicios eran conventos, casas señoriales o palacios, y posteriormente su estructura fue aprovechada para el alojamiento de las familias. 

Las familias que habitaban este tipo de viviendas pertenecían al pueblo llano, siendo albañiles, herreros, carpinteros y costureras los trabajos más destacados. En ocasiones, estos corrales de vecinos eran la viva imagen de la pobreza y de las condiciones extremas que se vivían en el pasado. Una forma de convivir compartiendo todo lo que tenían.

La vida giraba en torno al patio, más o menos amplio, en cuyo centro se situaba una fuente o pozo para el servicio de los vecinos para todo tipo de usos. En este patio tenían lugar las relaciones sociales entre los convivientes, desde celebraciones y peleas, hasta negocios. 

 

Ruta por los corrales de vecinos de Triana

 

Normalmente los corrales de vecinos eran un tipo de vivienda multifamiliar característica de Andalucía, encontrándolos en Sevilla, Córdoba, Granada, Huelva, Cádiz y otras muchas localidades más. Aunque el lugar más reconocido y con mayor número de patios de vecinos en toda la urbe hispalense es el barrio sevillano de Triana

En este espacio coexistían las penas y alegrías, aunque nunca faltaban las invitaciones al divertimento colectivo y la manifestación de sentimientos plasmados en las letras de sus cantes. Poco a poco han ido experimentando mejoras y transformaciones, pero siguen manteniendo su encanto y constituyen un patrimonio fundamental de Triana y de toda Sevilla. A continuación te mostramos algunos de los más emblemáticos. 

 

El Corral de los Corchos

Construido en 1940 y situado en la calle Alfarería 138, recibe su característico nombre ya que la mayoría de los vecinos que lo habitaban eran trabajadores de la antigua fábrica de corchos de la Cartuja. Su interior posee un amplio patio con su fuente central, la cual es iluminada por las farolas presentes en las paredes. Se ha conservado gracias al afán de sus habitantes por su mantenimiento, teniendo la oportunidad de disfrutar de su belleza hoy en día. 

 

Corral San Jorge 

En el número 19 de la misma Calle San Jorge es uno de los patios más notables y extensos de los corrales trianeros que han llegado a la actualidad, y que además sigue siendo habitado por un gran número de vecinos. Se edificó a principios del siglo XX y sufrió una reforma en 1929, lo que provocó que sus dimensiones originales se vieran afectadas tras construirse un bloque de partidos en su interior, empequeñeciendo notablemente su espacio. 

Pese a ello, es un corral de vecinos de gran interés y que se ha ido manteniendo a lo largo de los años. Sus tres pisos están sostenidos por columnas de hierro fundido, y con la nueva distribución se crearon cuatro patios más pequeños. Sus paredes están decoradas con motivos religiosos y profanos, donde destaca una Virgen con Jesús en brazos protegida por un cristal. 

 

Patio de las Flores 

En Calle Castilla 16 el Patio de las Flores es un corral auténtico con destacados retablos cerámicos y azulejos trianeros. Construido en 1903, constituye uno de los patios de vecinos más antiguos de Sevilla. 

Se trata de un interesante y complejo corral en el que destaca su profusa decoración con macetas en patios, muros y ventanas. Posee un zaguán muy amplio y, tras varios recodos, el pasillo al que abren las casas desemboca en un patio con vistas al río y al puente de Isabel II. Ha tenido numerosos premios y ha servido de escenario a películas de corte costumbrista sevillano.

 

La Casa Quemada

Situada en Calle Pureza 72 se trata de un palacio del siglo XVII donde se hallan numerosos restos arqueológicos. A lo largo de su historia ha perdido su uso original hasta convertirse en un corral de vecinos. La leyenda vincula su fundación al Inquisidor Mayor Tomás de Torquemada, del que derivaría el nombre de Quemá.


Si estás visitando Sevilla, los corrales de vecinos son un destino que te puedes perder. Y para culminar la visita de la mejor forma posible, un buen espectáculo flamenco en directo es la mejor opción. Nuestro Teatro Flamenco Sevilla abre sus puertas todos los días del año para ofrecer la pasión del flamenco en todo su esplendor. ¡No te lo puedes perder!

Lo más leído
Artistas

5 mejores intérpretes de la historia del flamenco

Cantaores de flamenco que debes conocer

16 febrero 2022
Artistas

Maestros del Flamenco: Don Antonio Chacón, el maestro payo

Antonio Chacón fue uno de los mejores cantaores flamencos de finales del siglo XIX

29 agosto 2019
Palos Flamencos

Palo flamenco: Martinete

El soniquete del martillo sobre el yunque

12 diciembre 2022
Usamos cookies para recordar tus elecciones, mejorar la experiencia del usuario en nuestros sitios web y llevar una estadística de visitas. Al utilizar nuestras páginas web, aceptas que podemos instalar estos tipos de cookies en tu dispositivo.
Más información