close
Actualidad · 28 septiembre 2023

Hasta siempre María Jiménez

La indomable cantante de copla

Cada artista flamenco es una historia de pasión, sacrificio y triunfo. En Teatro Flamenco Sevilla queremos dar un repaso a la vida de María Jiménez, artista sevillana que ha conmocionado a toda España durante su trayectoria musical.  



Una infancia con tradición flamenca

 

Nacida el 3 de febrero de 1950 en Sevilla, María Jiménez creció en el seno de una familia gitana, rodeada de la rica tradición del flamenco. Su infancia estuvo impregnada de la música flamenca, y su talento natural pronto salió a la luz. A la tierna edad de 12 años, ya había comenzado a actuar en tablao flamenco, y su voz poderosa y emotiva comenzó a llamar la atención de la industria musical.

 

Antes de convertirse en una estrella, María trabajó como asistenta del hogar. Desde ese momento María empezó a cantar en algunos lugares donde se le permitía, ganando así su hueco en el mundillo del flamenco. Pero no todo fueron buenas noticias en la vida de María Jiménez. La artista flamenca se quedó embarazada en un momento de auge en su carrera. La noticia se la comunicó su amiga Lola Flores. María no tenía claro si tener el bebé, pero “sintió algo” según cuenta, y decidió seguir adelante con el embarazo, sin la ayuda del padre, que se desentendió y nunca se conoció su nombre. 

 

La artista dió luz a una pequeña llamada Rocío, la cual se convirtió en su razón de ser. Al cabo de un tiempo se unió a la familia el actor Pepe Sancho, con quién se casó poco después y tuvieron juntos al actor Alejandro Sancho en un parto complicado. Un año después del nacimiento de Alejandro, María Jiménez y Pepe Sancho rompieron su relación. 

 

El momento más duro de María Jiménez

 

En 1985 le comunican a María la peor noticia que una madre puede esperar, su hija Rocío había fallecido en un accidente de coche. Con este golpe desgarrador, María se alejó de las cámaras, centrando su vida en cuidar a su hijo Alejandro. En aquella etapa la artista flamenca volvió con Pepe Sancho para afrontar juntos la difícil situación, pero este último intentó no llegó a buen puerto. 

 

La colosal carrera de María Jiménez 

 

En el año 1976 María Jiménez grabó su primer álbum titulado “María Jiménez”. Su productor Gonzalo García Pelayo decía: “A María no se le ponía nada por delante. Podía con todo. Era capaz de cantar desde bulerías hasta zarzuela”. María era una artista flamenca versátil, que interpretó varios palos flamencos como coplas, rancheras, baladas o bulerías, pero donde más cómoda se sentía era con la rumba. Un gran impulso en la carrera musical de María Jiménez fueron sus colaboraciones en la década de los 2000, donde “La lista de la compra” arrasó en ventas en toda España. 

 

Canciones que traspasan fronteras

 

La artista sevillana puso voz a varias canciones que actualmente han pasado a considerarse himnos que resuenan aún más fuerte tras su reciente fallecimiento. En 1978 sale a luz “Se acabó” convirtiéndose en un himno que ha atravesado fronteras. La canción narra la historia de una mujer que se revelaba contra una situación de maltrato y violencia de género. Después de este éxito, aprovechó para lanzar cada año un nuevo disco con canciones como “Sólo porque te quiero” , “Volver, volver”, “Se me olvidó otra vez” o “No me preguntes”.  En 2002 nos dejó una de las imágenes más icónicas de su carrera con el single “Con dos camas vacías” que interpretó junto con Joaquín Sabina. María Jiménez se colocó un tocado de plumas de pavo real para el videoclip de esta fabulosa canción. 

Hace tan sólo 3 años, María lanzó su último disco titulado “La vida a mi manera”, donde colaboran artistas flamencos como Miguel Poveda en la canción “¡Qué felicidad la mía!”.

 

Sevilla, su ciudad natal, despide a María Jiménez por todo lo alto

 

La ciudad natal de la artista le rindió homenaje en la capilla ardiente el pasado 7 de septiembre. Sevilla la recuerda como una artista cercana, encantadora y humilde. Estos son algunos de los adjetivos que los vecinos han comentado tras su paso por la capilla para rendirle su admiración y respeto. Desde jóvenes de 25 años hasta generaciones que se han refugiado en sus canciones. Su hijo Alejandro ha comentado ante los medios como quería que fuera su despedida: “Un paseo de caballo para que lo pase bien, una despedida flamenca para que sea una fiesta y no algo triste, incienso para que huela a Sevilla, que es lo que le gusta”. El pasado viernes 8 de septiembre el féretro se desplazó hasta la parroquia de Santa Ana, en el barrio flamenco de Triana, en coche de caballos tal y cómo ella quería. 

 

Al igual que el flamenco, el legado que deja María Jiménez es eterno para todo el mundo.

Lo más leído
Artistas

5 mejores intérpretes de la historia del flamenco

Cantaores de flamenco que debes conocer

16 febrero 2022
Artistas

Maestros del Flamenco: Don Antonio Chacón, el maestro payo

Antonio Chacón fue uno de los mejores cantaores flamencos de finales del siglo XIX

29 agosto 2019
Palos Flamencos

Palo flamenco: Martinete

El soniquete del martillo sobre el yunque

12 diciembre 2022
Usamos cookies para recordar tus elecciones, mejorar la experiencia del usuario en nuestros sitios web y llevar una estadística de visitas. Al utilizar nuestras páginas web, aceptas que podemos instalar estos tipos de cookies en tu dispositivo.
Más información